Anfec online

Las cajas de cartón ayudan a que las vacunas contra el COVID-19 puedan ser repartidas entre los distintos países de todo el mundo.

El cartón es una manera de poder trasladar todas las vacunas alrededor de todos los países, también es muy manejable a la hora del embalaje, también no sufre ningún cambio si llega bajas temperaturas y esto ayuda a que las vacunas mantengan su temperatura adecuada y no sufran algún daño.

Dentro de la caja de cartón no solo están las vacunas también están otros objetos que ayudan que las vacunas mantengan el frío adecuado para todo el traslado de un país a otro y ya todo dentro y acomodado en la caja de cartón son un complemento perfecto para que las vacunas sean enviadas y no corran ningún riesgo.

Este material que es la caja de cartón es una parte muy importante para que se puedan trasladar las vacunas y gracias a este ya empiezan a enviarlas a todos los países que requieren de las dosis para comenzar a vacunar a la población de todos los países.

Tiene un papel muy importante la caja de cartón para el traslado, ya que contiene muchas dosis dentro de ella y se piensa crear cajas más grandes para poder hacer llegar aun más vacunas a todos los países.

Al interior de la caja de cartón se encuentra una base de espuma, una vaina llena de hielo seco para poder enfriar las dosis y una bandeja que permiten llevar alrededor de 975.

El tamaño es de una maleta de viaje, cada una lleva un sensor y un GPS para controlar la temperatura y su ubicación durante el trayecto.

 

 

 

 

 

 

 

El cartón garantiza que la vacuna llegue a la temperatura adecuada, son cajas refrigeradas con instrucciones de uso, estas cajas son metidas a un simulador para medir cuanto aguanta la temperatura interior depende de las condiciones exteriores. Los tomó grafos registraron que, a 40 grados en verano, la caja mantiene la vacuna a -80 grados al menos por 48 horas.

Lo importante con este sistema es que las vacunas se mantengan a una temperatura aceptable mientras llegan a sus destinos y luego son almacenadas en los ultras congeladores que hay en los centros de acopio.

Para destapar las cajas se debe seguir un protocolo que incluye guantes impermeables con aislamiento para el frío, se sugiere que el área sea ventilada, pues el hielo seco es dióxido de carbono y en ciertas condiciones este gas puede reemplazar al oxígeno y causar asfixia.

De igual forma, las cajas tienen un sistema de control que permite monitorear la temperatura en la que se encuentran los biológicos. Además, Pfizer ha indicado que una vez descongelados y almacenados en condiciones de 2-8 grados, la vacuna puede almacenarse durante cinco días.

Estos son embalajes especiales que suelen usar para medicamentos específicos, una empresa española trabaja para adaptarlos a tamaños más grandes.

Esto será una distribución farmacéutica histórica.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Privacy Settings
We use cookies to enhance your experience while using our website. If you are using our Services via a browser you can restrict, block or remove cookies through your web browser settings. We also use content and scripts from third parties that may use tracking technologies. You can selectively provide your consent below to allow such third party embeds. For complete information about the cookies we use, data we collect and how we process them, please check our Privacy Policy
Youtube
Consent to display content from Youtube
Vimeo
Consent to display content from Vimeo
Google Maps
Consent to display content from Google
Spotify
Consent to display content from Spotify
Sound Cloud
Consent to display content from Sound